Una de las técnicas más importantes SEO es el link building o construcción de enlaces, en la cual mediante relaciones públicas buscas que otros sitios web referencien el tuyo. Si bien siempre buscamos que sitios de calidad no vinculen, hay algunos sitios de mala calidad que se convierten en backlinks tóxicos.

¿Y qué son los backlinks tóxicos? Básicamente son aquellos enlaces que referencian nuestro sitio web y que Google ha marcado como de mala calidad por usar malas prácticas o Black Hat SEO.

La afectación que tendrán enlaces de mala calidad son lo opuesto a los que tienen buena reputación: mientras que los enlaces puestos en sitios web confiables te darán una buena autoridad de dominio y relevancia, los que se ponen en sitios de mala reputación nos van a restar puntos e incluso podrías ganar penalizaciones por parte del algoritmo de Google.

¿Cómo detectar los backlinks tóxicos?

Si bien nuestra estrategia debe estar bien refinada para no solicitar enlaces en sitios web de mala calidad, lo cierto es que no siempre se puede controlar quienes nos referencien. Por esta razón siempre debemos estar alerta de los enlaces que nos referencian.

La mejor forma de hacerlo es usando Search Console, la herramienta de Google que nos brinda, además de estadísticas de nuestro desempeño en el buscador, también nos cuenta quienes nos están enlazando. Ahí ya podemos hacer un filtro de enlaces entrantes, revisar los sitios y ver si son confiables y usan técnicas SEO Whitehat. No obstante Search Console se queda corto, ya que no te dice explícitamente las malas prácticas que pueden tener los sitios que nos enlazan.

Herramientas como SemRush o Moz son ideales para conocer un poco más de los sitios web que nos referencian, brindándonos información adicional como por ejemplo:

Dominios no indexados
Autoridad de dominio pobre
Directorios de enlaces
Porcentaje de HTML vs. Contenido

Las herramientas de SEO que brindan esta información usualmente también les dan un puntaje y te marcan los enlaces de acuerdo a su peligrosidad.

Eliminar los efectos de los enlaces tóxicos

En esencia debes hacer una de dos cosas: o hacer que los eliminen o pedirle a Google que no los tenga en cuenta. En el primer caso debes tratar de contactarte directamente con el encargado del sitio web que puso el enlace. Un correo electrónico pidiendo la baja podría funcionar, aunque si no funciona, debemos pasar a la segunda opción.

Para pedirle a Google que no tenga en cuenta estos enlaces debemos comunicarnos con él mediante la herramienta por excelencia que posee le buscador: Search Console. Aunque no está en un lugar visible, Google cuenta con una herramienta de desautorización de enlaces, en la cual vas a subir un archivo .txt especificando lo siguiente:

#domains
www.dominioparadesautorizar.com

#urls
www.dominioparadesautorizar.com/url-desautorizado

Desde luego lo anterior es solo un ejemplo, por lo que en cada espacio ejemplo deberás poner un dominio o un url específico que Google no debe tener en cuenta. De este modo, el buscador no considerará estos backlinks tóxicos y no afectarán negativamente tu posicionamiento y reputación, y por lo tanto no estarás en riesgo de ingresar a la lista negra de Google.

isavow tool

Así se ve la Herramienta de Desautorización de Enlaces de Google

Si no entendiste muy bien lo del archivo .txt, te recomiendo hacerlo mediante SEM Rush, con el cual puedes crear estos archivos de forma automática y descargarlos con facilidad.

¡IMPORTANTE! No uses la herramienta de desautorización de enlaces de Google si no estas 100% seguro que son negativos. De lo contrario también causará estragos perder enlaces que si son de calidad.

Para finalizar, recuerda que los efectos negativos de los malos enlaces son mayores si son dofollow, por lo que si detectas alguno de sitios no confiables, debe ser tu prioridad pedir su eliminación o desautorizarlos.

Deja un comentario