Si has leído un poco sobre SEO, ya sabrás varias de las optimizaciones que debes hacerle a tus contenidos: repetir la palabra unas cuantas veces en el contenido, contar con una imagen con descripción alt con la palabra, enlace interno y externo, etc. Si has seguido esos pasos, vas a medio camino y lo has hecho bien. Sin embargo, hay otra gestión clave que debes hacer con ese contenido optimizado: que se referencie y se consuma.

Aquí es cuando hablamos de dos puntos importantes: el link building y el compartir el contenido en la web. Sin eso, el SEO sencillamente está a medio camino.

El link Building es clave

¿Qué es el link building? Como su nombre lo indica, es la construcción de enlaces que dirigen a tu sitio web. Si haces una buena estrategia con aliados, no sería difícil conseguir una marca, influenciador o empresa que te comparta el contenido.

¿Por qué es tan importante? Aunque Google tenga en cuenta la optimización y la calidad de tu contenido, también se fija en que ti contenido sea relevante para los usuarios ¿Y cómo se da cuenta de eso? Verificando que efectivamente hay otros sitios web referenciándote como una fuente confiable.

¿Cómo lograr una buena estrategia de link building? Básicamente debes apoyarte en las relaciones públicas. Contacta a otras empresas o marcas que puedan incluir un enlace en sus blogs, o escribe como invitado en el blog de un influenciador.

¿Cómo detectar un buen aliado para link building?

Si vas a iniciar una estrategia de link building, hay que tener varios aspectos. Primero debes fijarte que el sitio web tenga alguna relación con tu segmento de mercado. Por ejemplo, si tu negocio se dedica a la venta de calzado, serían buenas opciones sitios de distribución, blogs de moda y similares.

Lo segundo es fijarte si la Autoridad de Dominio es mayor al tuyo, o su Alexa Rank es positivo. Si usas Moz, y tu sitio es por ejemplo de 10/100 y el del posible aliado es de 5/100, probablemente no logres mucho. En cambio, si ves uno que te marque 20/100 por ejemplo, podrás tener mejores resultados.

Por último, fíjate que el sitio web es confiable, para evitar sanciones por parte de Google. El certificado SSL, un contenido bien escrito y con información verídica, un buen diseño y con contenido original no sancionado por derechos de autor, son claves para detectar un buen sitio.

Un consejo: si te ofrecen agregarte a una lista de enlaces, aléjate de esa oferta. Google penaliza los enlaces entrantes que se encuentren en grandes directorios.

¿No te enlazan? Hazlo tu mismo

Si te da pereza ponerte a hacer alianzas (que recomiendo sacudirte y quitártela) o sencillamente no lo logras, entonces hazlo tu mismo. Esta estrategia es pesada por su flujo de trabajo pero funciona. Crea un sitio web alterno, dedícate a llenarlo de contenido relevante y pon tus enlaces en donde consideres pertinente.

Eso si, hazlo sólo si cuentas con tiempo o el equipo para apoyarte. Por mi parte lo he hecho con mi proyecto El Paskin, y ambos sitios se han beneficiado.

Si el contenido no se mueve, no hay SEO que valga

Así de simple. ¿Por qué los buscadores van a posicionar un enlace del que ni se habla? Si cuentas con redes sociales, una forma de referenciar tus contenidos es compartirlos en tus redes sociales. Si el contenido es de valor, y resulta relevante para los usuarios, ellos mismos se encargarán de seguirlo distribuyendo. Esto en si no es link building, pero si ayuda a generar un voz a voz de tu marca.

Consejo: Si tienes Google Plus y YouTube, ¡Úsalos! Aunque Google Plus es una red social poco usada, para el posicionamiento de enlaces Google lo tiene muy en cuenta. Igual aplica para Google, solo que en esta ocasión, procura apoyarlo con un video bien elaborado y valioso para los usuarios.

Deja un comentario